jueves, 17 de agosto de 2017

Buscar la gran belleza

«A esa pregunta, tan infantil, mis amigos siempre contestaban lo mismo: “Los coños”. Yo en cambio contestaba: “El olor de las casas de los viejos”. La pregunta era: “¿Qué es lo que más te gusta en la vida?”… Estaba destinado a la sensibilidad. Estaba destinado a convertirme en escritor. Estaba destinado a convertirme en Jep Gambardella». Con esta inoportuna reflexión de Gambardella —personaje interpretado de manera sobresaliente por Toni Servillo—, que acota con tinta amarga su fiesta de cumpleaños, y de la que hace cómplice al espectador, el director y guionista napolitano Paolo Sorrentino introduce el título de la película con la que merecidamente ganó el Óscar. Y el Globo de Oro, el BAFTA y el Premio de Cine Europeo.

Reformando la Constitución (y II)

Vamos a ver, no es que le haya tomado manía al artículo 1 de la Constitución. Lo que pasa es que está demasiado desfasado, respecto de nuestra realidad histórico-socio-política, de modo que no hay por dónde cogerlo. Y creo que me contengo, con la reforma que planteo. Sin embargo, este artículo (el que estoy tecleando, no el de la Norma Fundamental) tiene el único objetivo de finiquitar aquellas ideas o sugerencias que me propuse ofrecer en la anterior entrega, poniéndolas a disposición de aquel organismo al cual se le endose el marronazo, y cuyos miembros serán remunerados, sin duda, excesiva, si bien, merecidamente.

martes, 1 de agosto de 2017

Preocupado por Guerrero

Artículo publicado hoy en Surdecordoba.com:

Sepa usted, fiel lector, que llevo unas semanas preocupado por mi buen amigo Manuel Guerrero, a quien aprecio y quiero desde hace más de veinte años, y con quien me digno en compartir espacio, o bytes, o como se diga, en esta casa, o web, o el término que se emplee digitalmente; eso sí, siempre al sur de Córdoba...

De filias y cinefilia

Artículo publicado hoy en Lucenadigital.com:

Supongo que contará con idéntico proceso, que las aficiones surgirán de igual manera. Personalísima y homogénea a la par. Un destello que inflama el interés, un detalle que incendia el alma. Tal vez las hayamos estado practicando esporádicamente, como al descuido, por ocupar el tiempo libre, o compartirlo con familia o amigos; y un buen día, sin saber el cómo ni el porqué, no podemos abandonarlas, deseando de que lleguen esos preciados momentos reservados para ellas. Algunas ascenderán a pasiones, necesidades vitales que te descomponen, de no satisfacerlas; otras se quedarán en eso, en filias...

viernes, 14 de julio de 2017

Reformando la Constitución (I)

Se ha convertido en la obsesión de todos los partidos políticos. Lo consideran una necesidad, tras treinta y siete años de vigencia. Unos retoques, puesta a punto, para corregir los desgastes del uso, los defectos de configuración o las carencias o excesos auspiciados por la práctica. Esto para algunos. Para otros, nos hallamos ante una actividad de enjundia, un proyecto de profundo calado, que marcará una nueva etapa en nuestra joven democracia, la cual, con esos casi cuarenta tacos, ya se asienta en la primera madurez, primavera tardía que todavía disfruta de cierta floración. Que está abierta a novedades, atraída por las experiencias de la curiosidad.

La excusa perfecta

La crisis golpeó duro, en su época. Haciendo memoria, cuando España todavía estaba en la Champions League de la economía internacional —según criterio de Jefatura del Gobierno—, el mundo se iba al carajo. El planeta entero se iba de vareta, más bien, aquejado de cólicos hipotecarios, pérdidas diarreicas inmobiliarias, que consumían multinacionales, empresas grandes, medianas y pequeñas, expulsando empleados por la puerta trasera, fruto de la incontinencia intestinal severa, consecuencia de la maldita enfermedad.

domingo, 2 de julio de 2017

Chanclas para el verano

Artículo publicado hoy en Surdecordoba.com:

Pues ya llegó el verano y, con él, la calor y, con ella, nos sobra la ropa y nos desprendemos de las capas de cebolla que nos cubren en invierno y lucimos palmito y enseñamos carne, cuerpo, con júbilo, abiertos al mundo, mostrándonos al natural, sin tapujos ni timideces, sin recato ni pudor, libres como el sol cuando amanece (cantaba Nino Bravo), como el mar, como el ave que escapó de su prisión, y puede, al fin, volar (detalle no eludible a gratuidad), y como el viento; lo cual no tiene que ser agradable de suyo; suerte, el consuelo de que ese último (el viento) guarde la deferencia de recoger mi lamento y mi pesar...